RETO VIVRI

Vivri ¡Nutrición que cambia tu vida!

El día de hoy, me entusiasma compartirte mi testimonio con el reto VIVRI

Soy una mamá de 35 años, que todos los días compagina trabajo y familia, lo cual incluye actividades diarias que demandan mucho gasto de energía. ¡Seguramente te identificas!

Cuidar de mi salud es un tema que siempre ha estado presente en mi vida. Durante mi niñez fui una niña muy saludable y activa. En mi adolescencia practiqué deportes como la gimnasia y la natación a nivel de alto rendimiento. Podría decir que mi mente y cuerpo estaban en sintonía. Sin embargo, en mi etapa actual de vida, el estrés y las múltiples ocupaciones me llevaron a sentirme cansada, descuidar mis horarios de comida y hacer mis actividades de manera rutinaria… y poco a poco perder hábitos saludables y disminuir mi calidad de vida.

Requería un cambio: retomar buenas costumbres alimenticias, incrementar mi energía, sentirme más ligera, en pocas palabras, renovarme para disfrutar al máximo mi vida.

En mi búsqueda de: productos naturales, suplementos vitamínicos y estilos de vida saludables me recomendaron VIVRI. Un sistema de nutrición hecho con productos naturales que ofrece a tu cuerpo los nutrientes esenciales para funcionar adecuadamente blog link. Investigué y me resultó convincente que la marca promoviera la nutrición adecuada y funcional como pilar de la calidad de vida.

Por todo esto lo compartí y comenté con mi esposo, quien también quedó tan interesado que me animó a hacer el reto juntos.

¡Así fue que comencé mi reto, y mi experiencia con VIVRI!

El Reto VIVRI

Durante 10 días sustituí 2 de mis comidas: desayuno y cena por la malteada “Shake Me” de chocolate. A media mañana me tomaba el “Power Me” sabor café con una porción de fruta. Mi comida habitual de las 3 de la tarde era un plato balanceado que incluía verdura, proteína y carbohidratos, lo que como habitualmente y a media tarde me tomaba el “Cleanse Me” de piña.

Durante los 10 días procuré tomar diariamente 2 litros de agua y evite el consumo de grasas saturadas y azúcar procesada.

Lo más difícil, si se puede decir de alguna manera fueron los tres primeros días, pues si bien no pasé hambre, sí padecí de algunos antojos, pero fue parte del proceso de desintoxicación que necesitaba mi cuerpo.

Entre los aspectos positivos que viví durante el proceso, fue experimentar como mi cuerpo se sentía más ligero, con más energía, me sentí mucho más enfocada.

Como resultados puedo resaltar, que disminuí varios centímetros de cintura, baje 3 kilos, y todo sin dejar de nutrirme. Además de la desintoxicación de grasas y azúcares que benefició a mi cuerpo en una piel más nutrida, mayor hidratación y mucho mejor ánimo y energía.

Otra cosa que me pasó durante el reto fue que, aproveché mejor mi tiempo pues al no cocinar ni tener que comprar alimentos o planear comidas, tenía tiempo para enfocarme en mis demás actividades de manera más consciente, y claro! no tuve pretextos para saltar desayunos o comer cenas con alimentos fast food que no me nutrían.

Así que ya lo sabes, si estás pensando en cambiar tus hábitos, renovarte y comenzar una sana vida, una excelente forma de iniciar es con el Reto Vivri.

Así como yo, anímate. Te sentirás bien y verás grandes resultados rápidamente, lo cual te motivará a seguir un estilo de vida saludable. ¡Suerte!

¿Te animas a iniciar el Reto VIVRI? Revisa toda la información que necesitas saber en:

www.mxvivri.com